Peligros y Riesgos

desastres

Me asalta una duda y me paro a pensar, un riesgo se convierte en peligro cuando implica un daño, pero realmente…¿somos conscientes de los riesgos y los peligros?, ¿se tienen en cuenta las informaciones y recomendaciones de los técnicos?.

En la mayoría de los casos priman otros intereses. Hace poco, realicé un curso en el que se hablaba de los riesgos de terremotos en Bangladesh, mostraban una cantidad importante de científicos, entre ellos geólogos que estaban realizando mediciones, estudios y sobre todo la labor más importante que es la divulgación y concienciación  de la sociedad.  La mayor dificultad con la que se encontraban era, que al ser una cantidad tan elevada de habitantes, en núcleos tan numerosos, su alcance era mínimo, ya que las autoridades se desentendía en lo que compete a la educación, divulgación y concienciación…La conclusión fue que, a pesar que el riesgo era muy elevado, que existía, que era real, la respuesta de las autoridades fue que nunca habían vivido un terremoto, y como no lo veían, para qué iban a actuar, en contra del criterio de todos los investigadores y técnicos implicados en el proyecto.

No debemos irnos a otro país y mucho menos a otro continente para que esa situación se repita….lo tenemos en nuestra comunidad! Tampoco hace falta que sean casos de terremotos o erupciones volcánicas, que tienen mayor alcance ya que afectan a un mayor número de personas y cuyos efectos económicos son muy elevados…Puedes salir a dar un paseo por tu ciudad y enseguida podrás elaborar una lista con situaciones y actuaciones que conllevan alguna peligrosidad natural asociada y sin embargo, no se ha tomado ninguna medida al respecto.

IMG_20140418_092501

Hoy me he propuesto hacer el ejercicio de observación. Así que, esta mañana he salido a caminar, he hecho una ruta cerca del río, en el camino, bastante transitado, lo primero que me he encontrado ha sido esta espectacular y peligrosa caída de bloques, que muestra la fotografía. He continuado mi ruta y me he encontrado con una barriada asentada en la llanura de inundación del río, sin ninguna medida correctora extra al respecto. He seguido por el camino, he pasado por debajo de un puente, he mirado hacia los edificios construidos en la margen opuesta, sobre un talud rocoso y he observado que parte de la cimentación de algunos edificios estaba a punto de dejar de ser efectiva, debido otra vez a caída de bloques. En 2 km de paseo eso ha sido lo que he observado! ¿Te atreves a mirar?

Yo no se a quien compete este asunto, solo se que el riesgo existe y debemos ser conscientes al respecto.

La tierra en nuestras manos, el tacto de la Tierra.

ab33792.jpg

Caminando sin rumbo fijo voy acariciando las paredes de los edificios históricos. Me adentro en los monumentos y observo, pero sobretodo, toco y deslizo mis manos sobre las paredes, sobre las columnas, sobre las jambas de las puertas. De pronto, me agacho y toco los suelos, los adoquines, las losetas… La gente me mira extrañada, pero en cuanto me alejo, se acercan con curiosidad… ellos no lo saben, pero noto las texturas de las rocas, se distinguen minerales, tamaños de grano, contrastes de temperaturas, una explosión de información se transmite desde los dedos hasta el cerebro.  En ese momento comienza una interesante labor de recopilación de información. ¿Qué eres?, ¿de donde vienes? ¿has viajado mucho?, ¿has sido siempre así?, ¿llevas mucho aquí o acabas de llegar?, ¿eres dura o eres endeble?, ¿por qué te eligieron? ¿por qué eres diferente?… Poco a poco surgen multitud de preguntas, cuyas respuestas  algunas veces tienen fácil solución, otras veces requieren una labor de investigación y en ocasiones quedan sin resolver. No puedo evitar tocar las paredes de los edificios, las fuentes, las estatuas, tampoco puedo evitar acariciar las rocas in situ, la tierra, el suelo… es una manía extraña, que me supera y no puedo controlar. Una fuerza me atrae y me obliga a pasar mis manos lentamente y es en ese momento, cuando se confirman mis sospechas, puedo continuar la visita o el paseo. Y es que, como todo en esta vida, las apariencias engañan y no se puede juzgar solo con la vista, el aspecto nos lleva a confusiones….no hay más que fijarse en las geodas, toscas por fuera y preciosas por dentro.

REFLEXIÓN PERSONAL: ¿VALE TODO?

pachamama

Últimamente han ocurrido y están ocurriendo eventos, situaciones y comentarios que provocan que se disparen todas mis alarmas. Algunas veces no puedo dar crédito a lo que oigo y otras veces a lo que leo o veo. Y es que, da la casualidad que cuando se habla de geología, todo el mundo sabe y todo el mundo opina. No parece importar mucho que se hable de cimentaciones, de características de la piedra natural, de terremotos o de geología estructural.

Cuando ocurre el expolio del Patrimonio Cultural todos no echamos las manos a la cabeza y se genera un gran revuelo social, pero cuando el expolio es del Patrimonio Natural y en este caso concreto del geológico no pasa nada y además se alardea de ello, quiero pensar que por ignorancia. No existe una concienciación real respecto a la protección y respeto al medio natural, y por desgracia, para muchos, el patrimonio geológico no entra dentro del Patrimonio Natural.

Otro asunto muy delicado es el del intrusismo profesional, ahora parece que la geología está de moda y todos sabemos de procesos geológicos, de formación de accidentes geográficos, de geología histórica, de minerales, de rocas, de fósiles y un largo etcétera de ramas y materias que tienen que ver con la geología. En múltiples ocasiones he leído artículos en revistas y en internet sobre temas relacionados con la geología realizados por personas aficionadas a los paseos por el medio natural que fomentan el expolio de nuestro patrimonio, sólo me queda leerlos detenidamente, analizarlos y asombrarme…Y vuelvo a preguntarme: ¿Vale todo?

Aquí os dejo mi reflexión, espero no ofender a nadie y si lo hago que por lo menos sirva para concienciar que la geología es una ciencia que estudia una amplia gama de disciplinas y que debemos proteger y respetar el trabajo realizado por los profesionales, así como velar por la conservación y la protección del Patrimonio Geológico.

ADMIRANDO EL PAISAJE

Admirando el paisaje, la belleza de la naturaleza nos conducen hacia la reflexión.  Algunas veces la evidencia se une a la ignorancia y otras veces el conocimiento nos lleva a la intuición…Las características geológicas y geomorfológicas condicionan la vegetación existente.

Mirada al frente y el paisaje ante el que me encuentro comienza a “hablar”. Me dice que la presencia de la especie Erica australis (brezo) con sus tonos morados es una evidencia de los reiterados incendios a los que ha sido sometida la zona, pero además, su disposición en franjas paralelas nos hace ver más allá. Una franja más clara, con tonos verdosos entre las franjas moradas, donde presencia de Quercus Coccifera (coscoja) es evidente, nos confirma los episodios de incendios reiterados, pero también nos hace intuir un cambio en la litología del substrato. Estas dos especies vegetales y su disposición en franjas nos habla de la alternancia entre suelos silíceos y suelos calcáreos, una alternancia entre suelos ácidos y suelos básicos. La especie  Erica australis (brezo) es muy común en suelos silíceos, por lo tanto ácidos, mientras que la especie Quercus Coccifera (coscoja) prolifera en suelos calcáreos también denominados básicos.  Por lo tanto, el paisaje nos cuenta una historia de más de 400 M.A, nos habla de diferentes ambientes de sedimentación, de eventos y acontecimientos posteriores, de otros climas, otra fauna y otra flora.

paisajeConcluyendo, admirando el paisaje se inicia un viaje a otro tiempo y otro lugar. A través de la vista, se activan nuestros conocimientos y la imaginación nos cuenta una historia de un pasado muy lejano.

Evidentemente, el estudio de la zona visitada confirmará o desmentirá nuestras intuiciones, pero sea lo que sea, admirar el paisaje es un ejercicio altamente gratificante y recomendado.

Planeta dinámico

mapa_fondo_mar2

El baile lento y continuo de los continentes, algunas veces violento como en un concierto de música punk, otras veces, calmado como un vals, no se detiene, la música no deja de sonar, por el momento. La Deriva Continental evidenciada por el meteorólogo Wegener en 1915, y demostrada por el geólogo Colmes en los años 50 ha modificado, está modificando y modificará el planeta. La distribución de las masas continentales, la formación de nuevas montañas y la existencia, expansión y desaparición de las masas oceánicas. El Ciclo de Wilson no ha concluido, por lo tanto los continentes se volverán a juntar, ¿de qué manera lo harán?, ¿como se llamarán los nuevos continentes? ¿Será un único súper-continente de nuevo?